La mayor debilidad del ser humano

Es posible pasarse mucho tiempo buscando el modo de ser feliz. Hay muchos libros que de alguna manera explican cómo conseguirlo. O por lo menos dicen sobre algunas cosas que pueden hacerse para vivir mejor.

Sin embargo, es posible leerse todos los libros y folletos del tema y aun así no alcanzar la satisfacción. De hecho muchas personas terminan desilusionadas. Dedican horas y horas, tal vez días, meses o años tratando de encontrar una fórmula. Pero no la encuentran.

Y no se trata de que en todos esos textos no se explique nada valioso. Todo lo contrario, tienen ideas muy buenas algunos. Hay que notar que fueron escritos por personas que sabían lo que hacían, al menos una parte de ellos. Y es verdad que los consejos que brindan deberían contribuir a aprovechar mejor este accidente llamado vida.

¿Entonces por qué no funcionan? Leer libros no es lo único que puede fracasar para ser feliz. Cualquiera de nosotros conoce al menos a alguien muy sabio. Alguien muy sabio que sin embargo no puede ser feliz. No importan entonces las ideas, los consejos y los conocimientos. Al parecer falta algo sin lo cual nada más puede dar resultados.

Y ese algo se llama "consecuencia". Sin ese componente no importa cuánto sepas ni cuántas buenas ideas tienes. Es posible incluso que con todo lo que ya sabes serías más feliz incluso de lo que te has propuesto jamás. Pero sin ser consecuente con todo lo que sabes, no esperes nada.

La inconsecuencia es un mal del cual hay que librarse porque impide que seas feliz. Y lo hace como has visto a pesar de que tengas todo lo necesario. Porque si no haces lo que tienes en mente nada bastará.

Para ser consecuente no es suficiente con que tengas geniales ideas. Tienes que ponerlas en práctica. Esa es la única forma de que una buena idea o un buen consejo surten efecto. No hay otra vía.

Basta ya de buscar recetas mágicas. Podrás seguir deambulando de texto en texto toda la vida. Pero no hallarás nada así. Lo que tienes que hacer es precisamente lo que tú sabes que hay que hacer. Ya tienes suficiente teoría, ahora aplícala.

Mentalmente no se fracasa pero tampoco se tiene éxito. Así que a partir de ahora trata de llevar a cabo cada una de las cosas que has aprendido. No importa en qué ámbito de tu vida sea. Sirve lo mismo para los negocios que para la relación de pareja y todo lo demás. Es simple: actúa.

0 personas comentaron que...:

Se ha producido un error en este gadget.

Volver al inicio Volver arriba ♠ C'est l@ vie ♠. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.