Gran Exposición Canina 2010

Con motivo del 40 aniversario del Centro de Estudios Universitarios, la institución en conjunto con la Facultad de Medicina Veterinaria Y Zootecnia, invitan a la:
 
 
Gran Exposición Canina 2010
Los días 24 y 25 de julio
 
Acceso: a partir de las 7:00 am.

Se premiará con:
 
  • Punto al Campeonato Mexicano
  • Punto al Gran Campeón Mexicano


*Evento avalado por la Federación Canófila Mexicana*

- Se aceptarán perros de raza pura. Con o sin registro.
- Costo: $200.00 por ejemplar, por día.
 
*Cupo limitado*
 
Más información e Inscripciones: expocanina_ceu@live.com.mx
 
 
 

 

Lina Medina, la madre de 5 años.

Es el extraño caso de Lina Medina, una peruana, que se convirtió en madre cuando tenía tan sólo cinco años, transformándose en la persona más joven en dar a luz de todo el mundo.


Pero, ¿cómo es posible? Médicamente fue posible porque Lina empezó a ovular cuanto contaba con tan solo dos añitos, esto se debió a que padecía de un aceleramiento hormonal.


Inmediatamente su padre, Tiburcio Medina comenzó a notar que el vientre de su pequeña hija comenzaba a crecer. Al principio creyó que se trataba de una maldición por algún espíritu maligno, y recurrió a los chamanes, sin embargo después se dió cuenta que era necesario llevarla con algún médico.


Después de varios exámenes, el doctor Gerardo Lozada aseguró que efectivamente Lina esperaba un bebé. Como era de esperar sus padres no lo podían creer, pero al final aceptaron que su pequeña hija de cinco años estaba embarazada, aunque eso sí, nunca lograron conseguir que su hija les dijera quién era el padre de su hijo.


Fue el 14 de mayo de 1939 cuando Lina dio a luz mediante una cesárea al pequeño Gerardo Medina – a quien nombró en honor al médico – y quien nació completamente saludable. Su caso rápidamente se hizo público y los padres de Lina aceptaron por una suma de 5 mil dólares ser parte de un estudio realizado por investigadores estadounidenses. El gobierno peruano decretó que Lina y su hijo estaban en “peligro moral” y decidió crear una comisión especial para protegerla. En pocos meses abandonaron el caso y Lina nunca recibió un centavo.


Su hijo fue criado creyendo que era el décimo hijo de sus abuelos, pero a la edad de diez años se enteró de que Lina no era su hermana sino su madre. Sin embargo en 1979 a la edad de 40 años murió de un extraña enfermedad en la médula ósea.


Nunca se supo quien era el padre de su hijo, se llegó a sospechar que su propio padre la había violado, sin embargo al poco tiempo de ser detenido fue liberado por falta de pruebas. Más tarde se llegó a creer que el delito había sido cometido por uno de los hermanos que sufría de retraso mental. Esto provocó que muchos peruanos llegaran a creer que Lina era una especia de Virgen María, y que su bebé había sido concebido milagrosamente. Se dice que hasta el día de hoy los habitantes del pueblo de Antacancha en Perú, aún creen que Gerardo era hijo del dios Sol.


¿Y qué fue de Lina? En 1972 con 39 años se casó con un hombre llamado Raúl Jurado y tuvo otro hijo. Luego, se fueron a México, sin embargo más tarde regresaron a Perú para establecerse en un pequeño pueblo en Lima. Hoy esta mujer está viva y tiene 76 años.

Trágica obsesión.


Esta es la historia de dos hermanos que eran acumuladores compulsivos que los llevó a un final trágico. Su caso fue tan extravagante que el Síndrome Collyer hoy en día hace referencia al desorden patológico de acumular compulsivamente basura y cosas inútiles. Y vaya que acumularon cosas inecesarias, pues al morir Homer y Langley Collyer dejaron en su casa nada más y nada menos que 103 toneladas de basura la cual iba desde órganos humanos hasta munición de artillería pesada sin utilizar.


Ellos se graduaron en universidades prestigiosas con profesiones cada uno, pero llegaron a ser sobresalientes gracias a su obsesión por adquirir cosas inútiles. Sin emabargo nadie sabía que ellos acumulaban tantas cosas hasta que… el 21 de marzo de 1947 los policías de Nueva York entraron a la casa de los hermanos Collyer cuando tenían días sin saber nada de ellos.

La escena que contemplaron los policías al entrar a la casa de dos pisos de los Collyer fue impactante, pues la cantidad de muebles y acumulados hizo imposible pasar por la puerta principal. Tras entrar por la ventana encontraron a Homer muerto en el piso. Sin embargo no había señales de Langley.




Incrédulos de sus ojos llamaron a sanidad pública para sacar la basura. Entre los ítems dispersos encontraron, entre otras cosas, desde una máquina de rayos-x, varios pianos, un gigantesco órgano de iglesia, esqueletos de caballos y vacas, órganos humanos y animales conservados en jarrones de cloroformo, cientos de miles de libros y periódicos, cientos de litros de kerosén y, material quirúrgico, partes de autos, cientos de herramientas y material eléctrico y, ante la mirada atónita de los removedores, un arsenal de armas que iba desde ametralladoras de alto calibre, balas de tanque y hasta lanza granadas “suficiente armamento como para iniciar una pequeña guerra” según las palabras del comisionado de policía.

Al cabo de 4 semanas de remoción de basura el cadáver de Langley fue encontrado enterrado en una pila de periódicos. Tras la investigación se descubrió que este, sin querer, había accionado una de las trampas siendo aprisionado por miles de periódicos y libros. Su hermano, ya ciego y casi paralizado, se hambreó hasta la muerte.

Lo de los órganos humanos es todo un misterio hasta el día de hoy. Un caso de extravagancia que muestra de que manera esta manía puede llevar a lo fatal.

Sabores de helado algo raros.

○ ○ ○




Foie Gras y Caviar

.

Papa

.

Pulpo



Té Verde





Viagra


○ ○ ○

Eva Braun

• • •
¿Quién fué Eva Braun?

Tampoco Adolfo Hitler gustaba de mezclar la política con su vida privada. Presentar a una mujer como primera dama, darle rango de esposa, le parecía seguramente ridículo. Contrajo matrimonio con Eva Braun, según se sabe, un día antes del suicidio de ambos, frente al fracaso total de Alemania.

Durante sus doce años de poder político jamás las enardecidas multitudes que lo aclamaron con vítores le conocieron mujer alguna. Ni siquiera Eva, con quien mantuvo una relación durante más de diez años.

Hitler prefería a las mujeres rubias. Cuando vio a Eva Braun por primera vez -él le doblaba la edad- acompañada de un famoso fotógrafo de la época, se interesó por aquella joven atractiva, alta, de ojos claros y linda sonrisa.


Los regalos que hizo el líder nazi a la alemana de Munich -además de elegantes casas y autos de lujo- fueron hallados en Baviera por el servicio de inteligencia de Estados Unidos mucho después de terminada la Segunda Guerra Mundial. Se trataba de un cofre que pertenecía a la pareja y que contenía decenas de álbumes con fotos de la vida privada y secreta de Hitler, un juego de plata del siglo XVIII valorado en un millón de dólares, un broche tasado en 50 mil, decenas de brillantes y varios millares de dólares en billetes.


También se encontró el documento más íntimo de ambos: el diario de Eva Braun, escrito en 1935. A través de sus páginas se sabe que siempre se sintió mal en su condición de amante, relegada a un segundo plano en comparación con las esposas de los que componían la camarilla del dictador: Goebbels, Goering y los demás. Y para consolarse de su condición de concubina tenía la costumbre de organizar fiestas en su residencia, donde los jóvenes nazis la admiraban.


Eva no era culta. Tampoco fue una intelectual. Apenas hablaba de política. Sufría la falta de reconocimiento público, y sobre todo las largas e interminables horas que debía esperar para ver llegar a su amante "tan envuelto en los asuntos de la nación y del mundo".


Eva Braun fue una mujer frustrada. En varias ocasiones intentó suicidarse, según explica en su diario, que muestra a una mujer poco madura emocionalmente, pero capaz de sentir una gran pasión por Hitler.


El diario abarca un período dramático de la historia alemana: la creación de un ejército, el anuncio del Tratado de Versalles y las llamadas "elecciones libres" del dictador. Sin embargo, nada de esto menciona Eva en las páginas de su diario. Sólo se preocupa por narrar su fiesta del 6 de febrero, cuando cumplió 23 años, si se siente feliz o no, el olor a velorio de su alcoba llena de ramos de flores, y el deseo que tiene de poseer un perro, algo que, a su entender, era pedir demasiado.


Relata las visitas de Hitler a su casa como "deliciosas veladas", y se queja y sufre cuando la deja sola o cuando demora en regresar de nuevo. En ocasiones no la visita en quince días. Entonces Eva llora sin cesar y se siente la mujer más desdichada del mundo. En ocasiones, cuando Hitler se marcha de Alemania sin despedirse de ella, la abruma la pena más honda.


Igual que la mayoría del pueblo alemán, Eva Braun sentía por Adolfo Hitler un amor obsesivo y enfermizo. En mayo de ese año, 1935, escribe en su diario: "El tiempo es delicioso y yo, la amante del hombre más grande de Alemania y del mundo, tengo que quedarme sentada en casa, mirando por la ventana". Las páginas de ese día concluyen diciendo: "¡Dios mío, si al menos él me respondiera! ¡Una sola palabra, en tres meses de ausencia! No hay esperanzas... ¡Si alguien viniera a ayudarme!".


Eva Braun tenía planeado tomarse una sobredosis de somníferos para encontrar la muerte, "una muerte segura"; pero pasó ese mes y continuó viva. Es de suponer que, avisado Hitler, acudió a su encuentro.


Eva Braun fue, sin duda, la persona que más fidelidad le brindó a Adolfo Hitler en sus años como dictador. Lo acompañó a la muerte el 30 de abril de 1945, no sólo por temor a caer en manos de los rusos y ser convertida en trofeo de guerra, sino, y sobre todo, porque amaba al hombre que más odio ha inspirado a la humanidad.

.

.

• • •

Usos del periódico

.
.

USOS DOMÉSTICOS:
1. Madurar aguacates.
2. Recoger la basura.
3. Limpiar los vidrios.
4. Envolver el pesebre.
5. Alinear las patas de la mesa coja.
6. Empacar la vajilla en la mudanza.
7. Tapizar la jaula del pájaro.
8. Recoger la mierda del perro.
9. Cubrir los muebles y el piso antes de pintar.
10. Evitar que se meta el agua debajo de la puerta.
11. De protector en el piso de la cochera si el carro gotea aceite.
12. Matar moscas y demás insectos rastreros.
13. En época de crisis económica, como papel de baño, aunque algo duro, da el mismo efecto.
USOS EDUCATIVOS:
1. Castigar al perro en el hocico cuando se orina en la casa.
2. Recortar letras y fotos para las tareas de los niños.
3. Elaborar títeres o piñatas.4. Hacer barcos de papel.
5. Arrancar el pedacito en blanco de arriba para anotar números de teléfono.
USOS COMERCIALES:
1. Ensanchar zapatos.
2. Rellenar los bolsos para que conserven su forma.
3. Envolver la carne.
4. Empacar clavos en la ferretería.
5. Hacer un sombrero de pintor.
6. Dar trabajo a voceadores y periodistas.
7. Envolver flores.
8. Cortar moldes de modistas y sastres.
9. Envolver cuadros.
USOS FESTIVOS:
1. Para prender la parrilla.
2. Rellenar los regalos sorpresa.
3. Fabricar el embudo de mago que desaparece el agua.
OTROS USOS:
1. Como cojín en el parque.
2. Hacer bolitas y pegarles a los compañeros de clase.
3. Como paraguas para que la lluvia finita no dañe el peinado.
4. Para que “los malos”, en las películas, escondan el revolver.
5. Como vaina para guardar el machete.
6. Para esconderse detrás de él cuando no quieres que te vean.

Sunrise



Para empezar bien esta semana, dejo estos bellos wallpapers de amaneceres ;)















Diario de un perro

Una semana: Hoy hace una semana que he nacido. Qué alegría haber llegado a este mundo.

Un mes: Mi mamá me cuida muy bien. Es una mamá ejemplar.

Dos meses: Hoy me separaron de mi mamá. Ella estaba muy inquieta y con sus ojos me dijo adiós. Espero que mi nueva familia humana me cuide tan bien como ella me ha dicho que harán.

Cuatro meses: He crecido rápido, y todo me llama la atención. Hay varios niños en la casa que para mí son como hermanitos. Somos todos muy inquietos, ellos me tiran del rabito y yo les mordisqueo jugando. Nos divertimos mucho.

Cinco meses: Hoy me regañaron. Mi ama se molestó porque me hice pipí dentro de casa, pero nunca me habían dicho dónde hacerlo. Además duermo en un cuartito...y ¡ya no aguantaba más!

Ocho meses: Soy un perro feliz. Tengo el calor de un hogar, y me siento tan seguro, tan protegido...Mi familia humana me quiere y me deja hacer muchas cosas. Cuando están comiendo yo les pido algo y siempre me lo dan. Y el jardín de casa es estupendo, y puedo escarbar como mis antepasados los lobos, escondiendo la comida. Creo que nunca hago nada mal porque nunca me dicen nada...

Doce meses: Hoy cumplí un año. ¡Soy un perro adulto! Mis amos dicen que crecí más de lo que ellos pensaban. Seguro que se sienten orgullosos de mí...

Trece meses: Que mal me sentí hoy. Mi hermanito, uno de los niños, me quitó la pelotita. ¡Yo nunca le quito sus juguetes! Así que se la quité, pero mis mandíbulas se han hecho fuertes y le hice daño sin querer. El gritó y lloró y yo me sentí muy triste. Después del susto me encadenaron casi sin poder moverme. Hacía mucho sol y tenía mucho calor y no había agua cerca...Y les oí decir que iban a tenerme en observación o algo así, y que soy un desagradecido. No entiendo nada.

Quince meses: Ya nada es igual. Vivo en la azotea y me siento muy solo. No se por qué mi familia ya no me quiere. A veces se les olvida que tengo hambre y sed, y cuando llueve no tengo ningún techo para cobijarme.

Dieciséis meses: Hoy me bajaron de la azotea. Me puse muy contento de que me perdonaran, y daba saltos de gusto, y movía el rabito como nunca. ¡Y además me van a llevar de paseo! Monto en el coche y espero a ver a dónde me llevan, tengo muchas ganas de correr y jugar con mi familia. Paramos, abrieron la puerta y yo me bajé feliz. Estábamos en la carretera, al lado de un campo y pensé que pasaríamos un día estupendo. No entiendo por qué cerraron la puerta y se fueron. ¡Esperadme!, les grité, ¡Os olvidáis de mí! Corrí detrás del coche con todas mis fuerzas, muy angustiado, iba viendo que no podría alcanzarles, que no podía correr más y el coche se iba haciendo pequeñito. Me habían olvidado.

Diecisiete meses: He intentado encontrar el camino para volver a casa y no lo he conseguido. Estoy perdido. A veces me encuentro con gente buena que me mira triste y me da algo de comer. Yo les doy las gracias con la mirada, y les digo que querría que me adoptaran, que les prometo ser leal como nadie...pero sólo dicen "pobre perrito, se debe haber perdido". Y se van y me dejan sólo otra vez.

Dieciocho meses: Es otro día pasé por un colegio y vi a muchos niños como mis antiguos hermanitos. Me acerqué y un grupo de ellos, riéndose, me lanzó una lluvia de piedras, "a ver quien tiene mejor puntería", decían. Una de las piedras me dio en un ojo y ya no veo con él.

Diecinueve meses: Ahora ya no se me acerca casi nadie, creo que es porque ya no soy un perro bonito. Estoy muy flaco, perdí mi ojo, tengo alguna herida de algún perro más fuerte que me mordió cuando intentaba comer y hace mucho que nadie me cepilla el pelo. La gente no me acaricia. Últimamente lo que abundan son los escobazos que me dan cuando intento dormir un poco a la sombra de alguno de sus porches.

Veinte meses: Casi no puedo moverme. Hoy intenté cruzar la calle por donde pasan coches y uno me atropelló. Aunque yo creo que estaba en un lugar seguro...y no olvidaré la mirada de satisfacción del conductor que hasta se ladeó con tal de darme...Si me hubiera matado...pero que va, sólo me dislocó la cadera y el dolor es horrible. Mis patas traseras no se movían, así que con mucha dificultad me arrastré hacia el borde del camino, donde había un poco de hierba.

Llevo diez días bajo el sol, la lluvia y el frío, sin comer. Ya no me puedo mover nada, el dolor es insoportable. Me siento muy mal, cuando llovió se hizo un charco donde yo estaba y como no podía moverme estuve mojado muchísimo tiempo, y creo que mi pelo se está cayendo. Alguna gente pasa sin verme, otros me dicen "no te acerques"...¡pero si ni me puedo mover!

Ya casi estoy inconsciente, pero una fuerza extraña me hizo abrir los ojos. Una mujer muy dulce me decía "pobre perrito, cómo te han dejado". Junto a ella venía un señor de bata blanca, que empezó a tocarme y dijo "lo siento señora, pero esto ya no tiene solución, es mejor que deje de sufrir". A la señora se le saltaron las lágrimas y asintió, y como pude, moví el rabito agradeciéndole que me ayudara a descansar. Sentí un pinchazo de la inyección y me dormí mientras ella me acariciaba la cabeza, pensando porqué tuve que nacer si nadie me quería
.
No compres tus mascotas, mejor ADOPTA.
Se ha producido un error en este gadget.

Volver al inicio Volver arriba ♠ C'est l@ vie ♠. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.